28 de noviembre de 2013

Traición en el ALEH...


Las grandes mentiras del ALEH

Lamentablemente se han cumplido los peores presagios que multitud de afiliados nos temíamos, como es que una par- te de CCOO encabezados por una mayoría de la comisión ejecutiva accediera a la firma del Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería (ALEH) propuesto por las patronales del sector.

Esta firma no va ha hacer que mejore nada para la clase trabajadora de hostelería, por el contrario empeorara y a corto y medio plazo acabara con los OFICIOS y PROFESIONES del sector.

Estos acuerdos son los que dan y facilitan los márgenes a que multitud de trabajadores no crean en lo que dicen los que reclaman defender un modelo sindical independiente, solidario y participativo, dando margen a la derecha para atacar el sindicalismo de clase.

La firma del acuerdo de modificación de categorías profesionales del ALEH para el 2014 no va a significar ninguna mejora para los trabajadores y trabajadoras del sector y si una perdida histórica de derechos en beneficio de las patro- nales del sector y los empresarios, que acaban con años de lucha por unas mejores condiciones de trabajo.

Esta firma obedece a una estrategia planificada por la patronal con la colaboración de una parte de la comisión ejecuti- va de la Federación Estatal de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego de CCOO y que tiene su inicio en los acuerdos que se vienen suscribiendo de subcontratación de departamentos, como el caso de las camareras de pisos en las cade- nas hoteleras (NH, Hoteles Playa, etc.).

Razones para no firmar el ALEH

1º.- La eliminación de las categorías profesionales con la última reforma del ET no obliga en absoluto, a modificar sustancialmente el sistema de Clasificación Profesional del ALEH. Basta cambiar el concepto de categoría profesional por el de especialidad profesional o función profesional a desarrollar dentro del grupo profesional, tal como estos están configurados en la actualidad, para adecuar el sistema profesional del ALEH al nuevo ET. La aceptación del cambio, no obedece pues a un “imperativo legal”, sino a la presión de la patronal por introducir en nuestro sector un enorme aumento de la flexibilidad que va más allá de la Reforma Laboral.

2º.- El ET posterior a la reforma laboral, sin embargo dice que: “la prestación laboral objeto del contrato de trabajo la realización de todas las funciones correspondientes al grupo profesional asignado o solamente de alguna de ellas”. 3or tanto la disminución de 4 grupos profesionales a tres conlleva un alto grado de movilidad, al tener que realizar todas las funciones del Grupo. Esto se completa con el artículo 12 del $LE+, cuando dice que: “3or grupo profesional se entiende aquél que agrupa unitariamente las aptitudes profesionales, titulaciones y contenido general de la prestación, pudiendo incluir distintas tareas, funciones, especialidades profesionales o responsabilidades asignadas al trabajador y a la trabajadora de las áreas profesionales”. 2 sea que el contrato es para todas las funciones del grupo, y este puede tener distintas funciones y tareas.

3º.- El segundo elemento de flexibilidad “extralegal”, está referido al artículo 19, sobre movilidad ordinaria y extraordi- naria. En este artículo, se refieres a la flexibilidad ordinaria, y aquí, además de recalcar lo anterior, es decir la movili- dad total dentro del grupo profesional, hace dos declaraciones de principio que son nefastas.
La primera es que “se potenciará la movilidad funcional como mecanismo de flexibilidad interna y de adaptación por las empresas, fijando fórmulas ágiles para su aplicación”. La segunda es que “los convenios colectivos de ámbito terri- torial inferior o ámbito específico, así como los acuerdos de empresa podrán analizar la polivalencia funcional”. Esto significa que aún con la firma de un ALEH que se exceda en la extra-movilidad, todavía se podrá empeorar la situación en las empresas. &on respecto se da vía libre a que esta se realice en períodos de hasta seis meses, “informando con la máxima celeridad” a la representación de los trabajadores con una antelación mínima de 1 días.


4º.- La gestión de su negociación ha sido desastrosa, haciendo seguidísimo de UGT. No se ha propiciado un debate sobre las propuestas patronales y su proyecto de agresión a la profesionalidad. No se ha contado con el plenario de la comisión negociadora que aglutinaba a las principales zonas turísticas, quizá porque cuando esta se ha reunido ha di- sentido de la posición de negociación de la llamada comisión técnica. De esa comisión técnica se ha excluido a perso-

contra la firma del ALEH
Defendemos la existencia del ALEH como un marco unitario de regulación laboral estatal, especialmente fundamen- tado en los derechos profesionales, y con vocación de ampliación de otros derechos laborales.
Entendemos que la propuesta patronal, aún manteniendo formalmente la portada del ALEH, significa en la práctica un vacio de los derechos profesionales, posibilitando el empeoramiento en las empresas. Esta propuesta significa liqui- dar el ALEH como regulación de derechos y en caso de que se apruebe, y por la propia regulación laboral nos llevará a una diversificación de los derechos profesionales en función de las correlaciones de fuerzas en cada territorio.
Reforzar el papel de ccoo en la empresa y en la sociedad
"La crisis de confianza frente a las instituciones también nos afecta como sindicato. No se trata de cómo nos vemos y valoramos nosotros. Se trata de cómo nos ve y valora la sociedad".
La crisis de confianza en las instituciones es, después del desempleo, el problema más importante que aqueja a la so- ciedad española.
¿Por qué cuando el sindicato es más necesario para las personas, éstas acuden en menor medida a él, ya sea para afi- liarse u organizarse, ya sea para el asesoramiento puntual, la búsqueda de soluciones a sus problemas individuales o colectivos o para la organización de la protesta?
El sindicato, empezando por su dirección en sentido amplio tiene que tomar conciencia de una vez por todas de que nosotros no somos una isla impoluta en medio de un mar de corrupción y descrédito.
Dentro del Sindicato podemos estar convencidos de la legalidad de nuestras actuaciones, confiados en la honradez de las personas que las han llevado a cabo, pero tenemos que saber que no es esto lo que cree una parte importante de la sociedad. Necesitamos cambiar radicalmente esta situación la defensa de la honorabilidad de las personas y la organi- zación no debe llevar a dar por sentado que todo se ha hecho bien, ni que todo lo que no es ilegal es moralmente sos- tenible.
El daño reputacional que hacen situaciones como las vividas estos días en buena parte es ya irreparable y este proceso todavía no ha terminado.
Necesitamos recuperar la confianza de las personas que la han perdido, necesitamos que el mundo del trabajo y la sociedad nos vean como un instrumento suyo, útil para la defensa de sus intereses.

-.No solo hay que levantar la voz, hay
que salir a la calle. Sin movilización seria muy difícil conseguir acuerdos. Tenemos que intensificar la movilización, presión y la negociación para alcanzar acuerdos



A.RUDA VALENZUELA